Queremos conocerte, escríbenos un mensaje:

6 + 8 =

TESTIMONIOS
PRINCIPALES

TESTIMONIOS
VOLUNTARIOS

TESTIMONIO HEIDY CABRERA

Yo hoy quiero agradecer primeramente a Dios por la forma en la que ha guiado mi vida, por permitirme de una manera sorprendente conocer a Siervos del Alfarero, Dios me llevó a ustedes en el momento preciso cuando estaba llena de expectativas de lo que Dios iba a hacer conmigo; yo soy cristiana desde los 5 años más o menos y he vivido muchos procesos, pero el que estaba viviendo antes de llegar a Siervos era bastante fuerte y no había podido recuperarme, yo el último año estuve sumida en una profunda tristeza, sentía cansancio físico, emocional y hasta espiritual… nunca me he alejado de la iglesia, yo me estaba congregando, pero yo sentía que estaba viviendo situaciones injustas, Dios que es Justo en gran manera confrontaba mi corazón haciéndome entender que injusto era que yo hubiera dejado su propósito en mi vida de lado y que hubiera olvidado sus promesas y para lo que Él me había llamado, fue ahí cuando mi oración cambió y yo empecé a pedirle a Dios que me guiara de nuevo a su propósito y que me mostrara que quería con mi vida y fue así cuando un 20 de mayo mi amiga Camila me hizo una de las mejores invitaciones que he podido aceptar y fue ir a llevar aguas de panelas a habitantes de calle, pero esto no fue solo entregar un vaso de agua de panela sino que a mi vida llegó nuevamente esa pasión por los que hoy no conocen a Dios.

Dios a través de Siervos y de todos ustedes apasionados por servir a un Dios que transforma vidas renovó mi llamado evangelístico, despertó nuevamente mi corazón de pastor, volvió a colocar en mi corazón el dolor que el siente por las personas que están sufriendo sin Él, me recordó mi llamado a mantener un fuego encendido que sea luz para el que no le conoce (levíticos 6:13), hoy después de casi 7 meses de conocerlos soy una mujer enamorada de la obra que Dios hace a través de Siervos.

Definitivamente Dios restauró mi vida y soy realmente feliz

Mil y mil gracias a Siervos del Alfarero, somos un instrumento de bendición para muchos y somos parte del sueño de Dios. Somos su iglesia en las calles, cumplimos con su Gran Comisión.

TESTIMONIO KATHERIN PINEDA

El llegar a la Fundación Siervos del Alfarero ha significado un antes y un después en mi vida. A pesar de que siempre en mi corazón estuvo el anhelo de servirle a Dios, debido a un proceso emocional crítico, a raíz de la ruptura de mi Matrimonio, el enemigo puso en duda mi identidad como hija de Dios, Mujer, y su propósito en Mí. A veces pensamos que las pruebas o la ruptura de una relación implica un retroceder y que te vas a estancar, pero Mi caso en particular no fue así, porque fue allí en medio del dolor, cuando sentía que mi vida se derrumbaba, que pude conocer el corazón de Dios como Padre y Esposo, aquel en el que soy completa, plena, libre, y que Él es El único capaz de llenar todos mis faltantes. Fue en este momento cuando Dios respondió Mi oración y empezó a sanar mi corazón, entendí que Él me estaba protegiendo, que está perdida era necesaria, por eso Me aparto para su plan perfecto, para levantar la vida de otras mujeres que han sido heridas, física y emocionalmente como lo fui Yo. Es allí cuando pido a Dios un lugar donde servirle, desarrollar mis dones y talentos, Él responde y tengo la oportunidad de ir al encuentro Clown con la Fundación, encuentro en el cual Dios me sana de una manera sobrenatural y me equipa para el servicio. Aunque había tenido la experiencia de evangelizar con habitantes de calle, el primer día que asistí a los Aguapanelazos, Dios me dice que vaya donde las trabajadoras sexuales y les hable de lo que Él ha hecho en Mi, ese día conozco a Claudia, una trabajadora sexual de 45 años de edad, a quien le comparto de Dios y esta noche Dios le habla de su valor como Mujer y su identidad, el corazón de esta mujer es impactado y quebrantado y recibe a Jesús en su vida. Pienso que después de esta noche no volví a ser la misma y entendí cuál es Mi Misión en las calles y en su Reino.

Si en algún momento pensé que había perdido Mi identidad en Cristo, esto ya hace parte del pasado. Ahora Soy una Mujer libre y restaurada para mostrar el amor de Jesús a otros y puedan ser sanos, llevando una palabra de aliento y esperanza al que siente que ya nada tiene sentido y que todo está perdido. Sé que vienen nuevos retos de parte de Dios para Mi Vida y que lo Mejor está por venir. Dios ha puesto nuevos sueños en mi corazón y ha resucitado otros que creí que habían muerto, ha puesto nuevas fotos en un álbum que quedo en blanco después del desierto, me ha rodeado con el amor de mi familia, de los mejores amigos y premiada con el Servicio que me permite dar en la fundación.

TESTIMONIO ALEXANDRA PINEDA

Hace algún tiempo Dios nos habló a mi esposo y a mí de nuestro ministerio de restauración de matrimonios, de ayudar a otros con nuestro testimonio pues somos un matrimonio restaurado y con un milagro a bordo. Pero no estaba tan claro por lo menos para mí como hacerlo, siempre pido a Dios en mis oraciones que me use y en algunas ocasiones ha puesto personas en mi camino y me ha usado, aun sin tener clara la visión me decía cosas como Prov 23:26 Dame hijo mío, tu corazón y miren tus ojos por mis caminos, Gálatas 5:14 Amaras a tu prójimo como a ti mismo, Prov 3:6 Busca su voluntad en todo lo que hagas y el té mostrara cual camino tomar…en fin un rompecabezas con una pieza para completar.

Al iniciar el servicio el sábado 15 de julio de 2017, como es lo usual Dios nos dio una palabra en donde nos hablaba de propósito y de lo que iba a hacer con nosotros, Isaías 52:7, Éxodo 34:10, fui al servicio con mi hijo Samuel de 13 años, oramos, adoramos y partimos a casa verde, Sin ir detrás de un objetivo diferente al de entregar un pan, una aguadepanela y Amor a los niños de casa verde principalmente. Iniciamos el recorrido sin detenernos hasta nuestro destino, oramos e iniciamos, salen los niños comen, toman y empiezan a jugar… salen 2 mamitas jóvenes y una señora mayor llega de trabajar empezamos a hablar ..son mujeres, mamas, esposas, trabajadoras…igual que yo y Dios empieza a usarme a sacar risas de unas caras serias y una de ellas muy triste, les hablo de su valor, de lo valientes que son, poder decirles que soñar es gratis y que Dios va a suplir en la medida en que tengan Fe, orar por ellas y a Cristina la más seria sacarle una sonrisa de oreja a oreja y un abrazo fue lo mejor. En ese momento Dios me entrego la pieza que faltaba de mi rompecabezas. Ahí es donde el me quiere trabajando con mujeres como yo, para enseñarles así como EL me enseño a mi a ser la mujer esforzada y valiente que soy ahora gracias a Lo bueno que El a sido Conmigo.

Ya para irnos Samuel deja de jugar con los niños oramos para cerrar, al terminar la oración un habitante de calle muy suciecito, con costal al hombro que estuvo de espectador viendo jugar los niños y comiendo pan jejeje, se despide de nosotros, Samuel se despide le da la mano y lo bendice, de camino al punto de encuentro me dice: Má me gusta jugar con los niños y todo son muy mininos pero me gusta más servir a los habitantes calle…allí entendí como es que …Mí casa y yo Serviremos al señor.

TESTIMONIO CAMILO FERNANDEZ

Darles gracias por éste espacio darle gracias a Dios por su perdón misericordia por ese amor incomparable con sus hijos Dios a echo su obra en mi Dios me saco del posó en el que anduve por 21 años, de niño a mis 14 años conocí el licor y empecé una vida de rumba a mis 21 años empiezo a consumir drogas y conozco la mujer que gracias a Dios me da mis dos hijos hermosos, luche mucho en este tiempo por salir de lo que vivía pero con mis fuerzas nunca logre nada estaba alejado de Dios y no lograba nada seguí mi mundo tomando consumiendo en esa vida los 11 años que estuve al lado de la que era mi pareja, ella pierde como la fe no sé cómo llamarlo pero no cree q de un desorden algo bueno ocurriría se alejó, perdí también en ese tiempo muchos trabajos buenos por estar en ese mundo de mentira el alcohol y el consumo de drogas aumentaron de manera que se formó un gigante el cual no podía controlar estaba preso de esto, en el año 2015 a mediados de febrero conozco de Dios empiezo a caminar con el pero ya confirmado la que era mi pareja ya tenía otra persona y mi abuelo por parte de mi mamá fallece con mis palabras y equivocado digo esto no es para mí me alejó de Dios y sigo mi vida aumentando el alcohol y drogas conozco personas equivocadas q sólo siguen siendo ayuda para hundirme mas en ese pozo, en todo ese tiempo Dios me guardó me cuido, varias veces estaba a punto de perder mi vida al dormir soñada muy seguido q me mataban veía como me mataban esto era horrible, bueno en este año cumplí mis 35 años el 14 de abril para esa fecha me puse a tomar y a consumir bastante daba todo por perdido no veía salida por ningún lado entonces decidí ya entregarme por completo en ese momento llego hasta las calles del Bronx en trago drogas me encierro allá duro cuatro días el cual de una forma sorprendente Dios me saca de este lugar no tengo ni idea como salgo como llego a la casa de mis padres en donde me recibieron a los dos días hablo con Dios le pido q me ayude q no quiero más esa vida envuelto en lágrimas avergonzado sintiéndome de lo peor pero bueno Dios me escucha empiezo a caminar con el haciendo un milagro en mi vida quitando de raíz toda ansiedad toda tristeza todo aquello de lo cual era preso, en este camino Dios me lleva a la fundación Siervos del Alfarero me siento el hombre más feliz privilegiado de ser un servidor de el de pertenecer a uno de sus escuadrones de guerreros siento su presencia en cada momento y me lleva a solo gritos de victoria me siento amado por él, el camino no es fácil no lo puedo negar pero sólo él es quien me tiene donde estoy y camina a mi lado ahora comparto con personas que están presas de lo q yo en algún momento estuve ayudando escuchando siendo las manos y pies de Dios en este mundo q tanto necesitan de él, ahora en día 19 de diciembre liberado totalmente gracias a Dios llevo 8 meses de sobriedad caminando con Dios sirviéndole y por su misericordia camilo Andrés Fernández Triviño con 35 años de edad con dos hijos hermosos los cuales amo y son mi vida ahora es una nueva persona en cristo Jesús.

TESTIMONIO JUAN PABLO PABON

Todo inicio hace 12 años, un amigo en una dificultad administrativa termina en la cárcel por un error para mi concepto un poco ridículo, lo visito en la cárcel y si normalmente en la calle muestran a un Dios aburrido, tedioso y cansón pues dentro de los muros de una cárcel era terrible así que desde ese momento se creó en mí una inquietud, en realidad pienso que la puso Dios, un sentir por hacer un ministerio carcelario, en ese momento no lo hice porque me deje llevar por el sendero de la vida loca. Cuando decido regresar a Dios y veo que renace eso que estaba ahí y empiezo a indagarme ¿quiero hacer un ministerio carcelario?, ¿un instituto bíblico en la cárcel?, ¿hacer una escuela de música? pera que ellos salgan como profesionales, tengo la idea loca de que esos tipos que no representan nada o han representado algo malo para la sociedad al salir de la cárcel después de recibir un instituto bíblico y saber tocar un instrumento van a salir a ganar al mundo, a su ciudad, a sus familias. Sabía que la forma era una fundación que respaldara económicamente ese ministerio, estando con las personas indicadas en ministerios grandes, pero aun estando ahí no se daba nada, y es ahí cuando un amigo con una risa loca horrible me muestra fotos de una actividad y me dice que es un “aguapanelazo” me pareció muy chévere y ahí inicia. La primera vez que voy como me mostraron fotos, me contaban cosas, yo siempre he sido de arrastrarme a la gente, llegue con 10 personas y no hubo nada, creo que había un cielo en las calles en otra ciudad y pues no estaban ahí y en un cielo en las calles en las cruces donde me dejaron en seguridad y no pude jugar ni compartir, me hubiera gustado por que fue muy divertido lo que veía pero también fue muy placentero poder servir a Dios cuidando el sonido, los instrumentos y creo que ese fue el inicio de lo que ahora hago allá, pero fue un total impacto ver a los papas de los niños, personas que simplemente no tienen una relación con Dios que nos pidieran regresar pues sabían que lo que compartíamos era bueno para sus hijos.

Inicie sirviendo cada 15 días, pero desde mi interior y cuando digo mi interior no me refiero a mis bóxer sino mi parte interna, había algo que me empujaba cada día que podía cada 8 días y creo que como vi las cosas ahí de ser necesario hubiera ido todos los días, comencé a sentirme como cuando hacia las cosas para Dios, creo que empecé a encontrarme con él como yo quería. Siervos del alfarero es la respuesta a mis quejas y a esa murmuración interna a eso que hay en mi mente al saber cómo nosotros como iglesia no hacíamos nada de los hermosos muros de la iglesia para afuera, mi queja era que la iglesia se llenaba de personas que vienen de otra iglesia, de esa iglesia flotante pero no del perdido, no del que es inconverso del que no lleva a Dios en el corazón y tenía esa queja.

Servir en siervos del alfarero, ser un siervo es la respuesta de lo que Dios tenía para mi vida y la respuesta de lo que aún me preguntaban y me inquietaba por ese momento. En diciembre en la última actividad del año ocurre un acto jetzabelico más de una persona externa de la fundación algo incómodo y las cosas no salieron como yo pretendía, aunque salieron como Dios querían que salieran decidí no ir y pues en un principio no fui, pero aun estando fuera de Bogotá a pesar de mi decisión, papá Dios me llevo a estar ahí, llegue cuando todos los siervos ya venían llegando ahí a la 19 con 13 en el cierre, mientras corría del bus estaba en un plano común, pero cuando llegue donde cantaban fue atravesar un campo espiritual pase a otra dimensión, fue como estar seco pero después de un clavado en menos de un segundo estar sumergido en el agua, ese día me sumergí en la presencia de Dios como nunca y de una forma extraordinaria como pocas veces pasa; en ese momento supe que mi propósito era servir desde el principio de ese día y no solo disfrutar de esa presencia de Dios en ese último momento.

Después se vino el encuentro, ese encuentro que tuvimos con los siervos fue genial de verdad fue increíble pudieron lograr de verdad que yo lograra decir “no como mas ya estoy satisfecho”, fue mucha comida, no sé cómo hicieron, pero lograron llenarme y sin las 2 paladas de arena que dice “Polo” que hay que darme antes de la comida. Iniciamos las actividades; aunque me taparon los ojos en una actividad en realidad lo que hicieron fue quitarme el velo que no me dejaba ver hacia adentro, ese encuentro de siervos del alfarero me llevo a descubrir que de verdad tengo un propósito y cómo manejar ese propósito, me llevo a despertar esos anhelos y a soñar en colores, fue algo loco al vivir cada servicio así no sea sábado cada actividad empacar regalos, el sonido; compartir con los siervos sobre todo cuando vamos a comer, compartir con los amigos es genial por que los considero como mis amigos, considero que siervos es mi familia y es la familia que yo escogí o la familia que Dios ha escogido para mí pero igual decidí decir me encanta esta familia y me quedo aquí.

Fue retomar ese inicio; estuve en algunos ejércitos con unos muy buenos soldados donde presuntamente hacíamos cosas para Dios y donde finalmente la gloria se la llevaba un hombre por mostrar la influencia que ejercía sobre otros y que lo hacía para Dios pero en siervos fue diferente, siervos fue servir al Dios viviente donde no hay nadie que quiera tener un protagonismo desde donde la cabeza de la fundación no busca ser el protagonista para que el protagonista sea Jesús , estar en siervos fue transportarme al inicio con Dios retomar ese proceso que por años no continúe estaba en el olvido y se removieron las aguas que por años quedaron en ese estanque dispuesto a nadar en el rio en el cual seguramente me lleva al mar de las cosas nuevas que el Dios del cielo tiene para mí, ya no me estoy encontrando con Dios como yo quiero, ahora creo que aunque nunca me ha dejado me encontró y nuestro encuentro ya no es como yo quería sino como él quiere que sea, esa es mi vivencia como un Siervo del Alfarero.